Artes marciales

Las artes marciales, denominadas también sistemas de lucha, consisten en prácticas y tradiciones codificadas

cuyo objetivo es someter o defenderse mediante la técnica.

 

En la actualidad las artes marciales se practican por diferentes razones, que incluyen el deporte, la salud, la protección personal, el desarrollo personal, la disciplina mental, la forja del carácter y la autoconfianza.

 

Kobudo

 

El kobudo (que literalmente significa “Camino de las Antiguas Artes Marciales”) es un arte marcial defensivo que emplea armas. Procede de la necesidad que tiene la gente desarmada de defenderse de quienes no lo están. Este fue el caso de los nativos de Okinawa, a los que se les prohibió la tenencia de armas militares (katana gari) durante dos largos períodos, quedando por tanto indefensos ante los abusos de los soldados armados. Fue bajo tales circunstancias como los okinawenses aprendieron el manejo de herramientas agrícolas usadas como armas. En consecuencia, el kobudo fue una creación conjunta de varios grupos sociales de la isla: aristócratas, agricultores, marineros e incluso, de modo muy particular, las mujeres. Como en el caso del karate, en su origen existen influencias chinas mezcladas con las autóctonas.

Si el karate utiliza el cuerpo, el kobudo maneja las armas. La idea popular considera que el kobudo es un arte marcial difícil porque emplea precisamente armas. Pero esto no es cierto. En Okinawa primero se aprendía una buena base de karate y luego se pasaba al kobudo. La experiencia del maestro Hentona le ha llevado a pensar que este procedimiento, clásico en Okinawa, no es correcto. Es más probable que la dependencia del kobudo respecto del karate se deba a la sempiterna carencia de aquél de un sistema global de enseñanza. El maestro Hentona afirma que cualquier persona puede aprender kobudo aunque no conozca previamente el karate y, con este fin, y aprovechando su larga experiencia, ha construido un método de enseñanza de cuatro armas: el bo, los sai, los nunchaku y los tonfa.

El bo es el arma más popular. Se trata de una vara de madera de diferente longitud, aunque la más usual es la de 1’82 metros.

Los sai son dos tridentes de hierro. Desarrollan la movilidad y la fuerza de las muñecas especialmente. Tanto éstos como el bo provienen del ámbito de los samurái.

Los nunchaku son dos palos de madera unidos por una cuerda. Proceden de una herramienta agrícola y se dice que los inventó una mujer. Desarrollan y coordinan los movimientos circulares. Constituyen el arma más poderosa.

Las tunfa tiene antecedentes en Indonesia, aunque allí se utilizan fijadas al antebrazo como un protector. Desarrollan la fuerza de los diez dedos de las manos. También tienen origen agrícola.

Orígen y evolución

 

El siguiente artículo (Karate y kobu jutsu en Ryu Kyu, de Kohaku Iwai, tomado del libro “El Maestro Chooki Motobu y el Karate de Okinawa”, publicado por Miraguano Ediciones, 2003) ilustra los orígenes del kobudo o kobu jutsu:

 

“De la mano de los diferentes estilos de kenpo chino también llegaron a Ryu Kyu las técnicas de lucha con armas (kobu jutsu), que eran diferentes de las que se empleaban en Japón. Se ha llegado a decir que la técnica de lucha con la mano vacía y la técnica de lucha con las armas son como las dos ruedas de un mismo carro: ambas son necesarias para que éste se mueva. Pero consideraciones como ésta pueden llevarnos a pensar que ambas técnicas fueron asimiladas al mismo tiempo, lo cual no es correcto. Karate y kobu jutsu mantienen una total independencia mutua hasta principios de la era Meiji, cuando comienzan sus intercambios. Antiguamente existieron artistas marciales que también eran expertos en kobu jutsu, pero del estilo japonés, que no es el mismo que se practica en la actualidad. Durante los siglos XVIII y XIX, los bushi practicaban la equitación y el ken jutsu de la escuela Jigen. También practicaban el tiro con arco, la lanza, el sai y el bo. A excepción del sai, el resto de las artes eran las mismas que utilizaban los samurái de Japón. En Ryu Kyu estas técnicas se adaptaron a la idiosincrasia de los nativos pero en esencia seguían siendo las mismas. Sin embargo, existe un kata de bo, llamado Tsuken no kun que era practicado igualmente por los campesinos y por los samurái. Esto se debió a que Toogo Chui, fundador de la escuela de Jigen, fue nombrado prefecto del sur de Satsuma y decidió enseñar este kata a los campesinos para que pudieran defenderse de los bandidos. Para conseguir que lo aprendiesen fundió el kata dentro de un baile autóctono. Con ocasión de la visita de Tsuken Ueekata a Satsuma representaron este kata en su presencia, y lo bautizaron con su nombre. Por esta razón llegó a Ryu Kyu. La mayoría de los karatekas de Ryu Kyu también eran expertos en el manejo del bo. Parece probable que en la isla se practicase un estilo propio desde siempre y que posteriormente fuesen llegando los estilos chinos y el de Satsuma para terminar por incorporarse a aquél. Los campesinos conocían el manejo autodefensivo del bo. El sai era de uso exclusivo de los oficiales de la policía. Representaba, a la vez que un arma, un símbolo de la autoridad. Los agentes empleaban el jitte, que era un gancho prendido del extremo de un palo, originario de Japón. Medía unos 30 centímetros de largo y se usaba contra la katana. El sai de Ryu Kyu llevaba dos ganchos grandes que eran un poco más largos que el jitte y se usaba como defensa contra el bo. Cada hombre portaba consigo dos e incluso tres. Los samurái practicaban tanto con el bo como con el sai; el resto de las armas eran herramientas agrícolas y, como tales ajenas al mundo de los guerreros y propias de campesinos. Eran las siguientes:

 

El tonfa es un grueso palo de unos 50 centímetros de largo con una empuñadura. Procede del mango con el que se hacía girar un mortero para moler el grano y que también se usaba para golpear el trigo, que empleaban los campesinos. El nunchaku era un utensilio que se utilizaba para descascarillar las legumbres. El kama era una hoz para segar.El eeku era el remo de un bote. El surujin era una cuerda con una piedra atada en cada extremo que utilizaban los pescadores para ayudarse a lanzar las redes. El tenbe era un escudo redondo hecho de mimbre.El roochin era la reja de un arado que se utilizaba para arar y también para cortar la corteza de las palmeras. El nunti era una horca con dos pinchos que utilizaban para recoger la hierba.

 

Estos fueron los utensilios agrícolas que terminaron por convertirse en armas. Estas armas estaban pensadas para oponerse entre sí, nunca para enfrentarse con una katana o una lanza. En aquellos tiempos era costumbre ejecutar danzas con las armas al son de una música porque no se trataba de arte marcial sino de herramientas que los campesinos usaban para su defensa, como un utensilio más. Esta costumbre de realizar tales bailes, en unas ocasiones con armas y en otras sin ellas, aún se mantiene en algunas regiones de Okinawa. Allí todavía existe gente que conoce y practica estas danzas sin tener la menor idea de karate o de kobu jutsu. También existen en China armas con las mismas formas, pero ni su manejo, ni sus técnicas, mantienen relación con aquéllas. Es un hecho que las técnicas de bo se desarrollaron especialmente bajo la influencia china, pero también recibieron el influjo de otras tendencias procedentes de Japón y del sureste asiático.

 

Hay quien afirma que el karate era el entrenamiento básico destinado al aprendizaje del kobu jutsu. Y también quien dice que lo que hoy conocemos como karate no es sino el kobu jutsu .Y también quien dice que lo que hoy conocemos como karate no es sino el kobu jutsu desprovisto de armas. Pero lo único cierto es que el kenpo de Ryu Kyu es diferente del chino.

 

En resumen: durante una época, los campesinos utilizaron sus herramientas como armas defensivas, por lo que sus técnicas terminaron evolucionando en muchos casos hasta convertirse en danzas populares. Pero fueron los samurái quienes desarrollaron las técnicas de kobu jutsu de un modo completamente independiente aunque, a partir de la Restauración Meiji, también contribuyeran a este desarrollo del kobu jutsu como arte marcial los campesinos y las clases populares de las ciudades. En ese momento, los kata de karate empezaron a ejercer una influencia sistematizadora sobre el aprendizaje y el uso de las armas, aunque también sucedió lo contrario, influyendo sobre el desarrollo posterior del karate las técnicas para el manejo de las armas. El resultado final es un intercambio mutuo entre el karate y el kobu jutsu que da pie a la aparición del Ryu Kyu Kobu Jutsu. Sin embargo, el uso de estas herramientas agrícolas como armas nunca interesó a los antiguos samurái: por entonces se afirmaba que “el karate es un arte marcial para los nobles”, y también que “el manejo de las herramientas es el arte marcial de los campesinos”. Los samurái no necesitaban las armas de los campesinos porque ellos pertenecían a la casta guerrera y desde siempre habían tenido las suyas (katanas, lanzas, arcos y flechas) que eran superiores.

 

El manejo de aquellas herramientas como armas resultaba diferente del actual: cada individuo solía practicar exclusivamente con un arma, la de su preferencia, y generalmente con la intención de perfeccionar sus técnicas para poder exhibirlas con ocasión de alguna festividad popular. Fue por influencia del karate como pronto se inventaron unos kata propios para organizar su aprendizaje. Los kata Tooyama no Kama, Tsukashi tahaku no Sai o Hamahika no Tonfa llevaban los nombres de los pueblos o de las personas que los interpretaban. A finales del siglo XIX los kata de kobu jutsu se sistematizaron y terminaron por unificarse en torno al Ryu Kyu Kobu Jutsu. Los pioneros fueron Hiaku Moden, Matayoshi Shinko y Taira Shinken”.

Fundador del Kobudo

El fundador del Kobudo, tal como hoy se conoce este Arte Marcial originario de Okinawa, fue Matayoshi Shinko (1888–1947). Tras su muerte, le sucedió como principal maestro su hijo Matayoshi Shinpo (1921–1997), al que había transmitido sus conocimientos y quien, para mantener viva la memoria y las enseñanzas de su padre, fundó el 13 de mayo de 1973 la Shadan-Hojin Zen Okinawa Kobudo Renmei, la Federación oficial de Kobudo de Okinawa.

Matayoshi Shinko nació el 18 de mayo de 1888 en Kakino-hana-cho, Naha-shi (en la capital de Okinawa). Procedente de una familia relacionada durante varias generaciones con las Artes Marciales, se inicia desde joven en ellas bajo la tutela de su padre, Matayoshi Shinchin, y de su abuelo, Matayoshi Shintoku, de quienes aprende técnicas de bo y eku, además de entrenarse con otros maestros tradicionales en la práctica con sai, kama y nunchaku. En esa época conoce también a un mercader de té chino, afincado en la isla de Okinawa, que practicaba el estilo de kenpo de la Grulla Blanca, de quien aprende este estilo de lucha y, quizá influenciado por las historias que este le cuenta sobre las Artes Marciales de China, con apenas 23 años decide viajar al continente asiático para aumentar sus conocimientos.

Hacia 1911, finales de la era Meiji, Matayoshi Shinko emprende un largo viaje que lo conducirá al norte, a través de Japón, hacia  Hokkaido y la isla de Karafuto (Sajalín), que por entonces era japonesa, pasando al continente asiático hasta llegar a Manchuria, región del noroeste de China, donde convivió con una tribu de bandidos nómadas mongoles hasta 1915. De su estancia con ellos aprendió ba-jutsu (el arte de montar a caballo), shuriken-jutsu (el arte de lanzar cuchillos) y nage-nawa-jutsu (el arte de enlazar con cuerdas), entre otras técnicas marciales.

En 1915, tras su regreso a Japón, participó en el marco de una ceremonia organizada en Tokio para conmemorar al emperador Meiji, en una exhibición de Artes Marciales realizando varios katas de tonfa y kama, con las que por primera vez se mostraban las técnicas de Kobudo públicamente en el Japón continental. Seis años después, en 1921, realizó otra demostración pública de Kobudo, con motivo de la visita del joven príncipe Hirohito a la isla de Okinawa.

Algunos años después, regresó a China y residió en Annan, Fuzhou y Shanghái, en el sur del continente, donde aprendió el manejo de otras armas, como el nun-ti  (bo con un sai en la punta), el timbei (escudo de caparazón de tortuga y espada) o el shuri-chin (cadena con peso), además de estudiar el uso de plantas medicinales, acupuntura y moxibustión. Luego viajó a Fujian, donde profundizó en sus conocimientos de kenpo chino, para regresar a Okinawa hacia 1934, donde murió en mayo de 1948 a la edad de 59 años.

A Matayoshi Shinko se le debe la sistematización de diferentes técnicas de armas tradicionales (tales como el bo, el sai, los tonfa los kama, los nunchaku...) y su posterior trasmisión. Hasta ese momento no existía el Kobudo como tal, sino que los maestros de Artes Marciales solo tenían conocimientos de algún arma (no muchas), de manera que cada arma era tratada como objeto de un arte individual. A raíz del trabajo de Matayoshi Shinko, el Kobudo cobró la forma estructurada con la que lo conocemos hoy.

La transmisión de los conocimientos de Matayoshi Shinko se debe a su hijo,  Matayoshi Shinpo, quien dedicó gran parte de su vida a codificarlos y establecer un sistema de aprendizaje mediante el cual se ha venido enseñando lo que se conoce como el Kobudo de Matayoshi a través de la Shadan-Hojin Zen Okinawa Kobudo Renmei, la Federación oficial de Kobudo de Okinawa.

Matayoshi Shimpo nació en Diciembre de 1921 en Yomitan-Son, en el distrito de Kina (Okinawa). Su padre, Shinko, comenzó a enseñarle kobudo cuando cumplió los siete años sin evitarle la dureza de un correcto aprendizaje. La fortuna quiso que muy cerca de allí viviese el famoso karateka Kian Chotoku, gran maestro de la escuela Shuri-Te, con quien aprendió karate.

 

La gran penuria en la que quedó sumida Okinawa tras el final de la Segunda guerra Mundial provocó la emigración masiva de sus habitantes a la isla de Honsu. En 1957, Shimpo se estableció en Kanagua-Ken-Kawasaki-Shi donde ya había una nutrida colonia de okinawenses y allí comenzó a enseñar el arte del kobudo con la intención de popularizarlo.

 

En 1960 regreso a Okinawa, donde continúa enseñando y difunciendo el kobudo. En 1970 funda la asociación Ryu-Kyu Kobudo-Renmei y es el año siguiente cuando, con motivo del veinticinco aniversario del fallecimiento de Shinko, su padre, se realiza la primera exhibición oficial de Kobudo.

 

El año 1972 es la fecha en la que la soberanía de la isla, hasta entonces en manos americanas, es devuelta a Japón. El ambiente de la isla es de una enorme emoción patriótica. En el discurso del solemne acto, el propio gobernador aludió al espíritu de las artes marciales de los habitantes de la isla como el factor determinante que les permitió resistir la ocupación y terminar recuperando la soberanía. La recuperación de la cultura autóctona es el decidido propósito de este momento, en el que Ryu-Kyu-Kobudo-Renmei pasará a convertirse en Shaddan-Hoojin-Zen-Okinawa-kobudo-Renmei, primera y única organización federativa oficial de kobudo. Matayoshi Shinpo será su presidente y el mantenimiento y desarrollo de la cultura de las artes marciales su cometido. A partir de ese momento comienza la expansión internacional del kobudo, al principio a través de las colonias de okinawenses emigrados a Hawaii, al resto de EEUU y a Latinoamérica para lo que se organizan exhibiciones con los mejores kobudokas.

 

La actitud y el compromiso social de Shimpo es de total colaboración con el gobierno local y de apoyo para recaudar fondos para la reconstrucción del castillo de Shuri, para la edificación de un centro cultural de Okinawa en Argentina y para cualquier otro asunto que avanzase en la recuperación de la cultura autóctona de la isla.

 

Shinpo fallece en 1997. Su ausencia pone de relieve que, con su prestigio y su carisma, era el elemento aglutinante del grupo que a partir de entonces comenzará a dispersarse lentamente.

 

En las elecciones subsiguientes ganará Shooshin Miyahira, un político electo de buen carácter y muy popular en la isla además de un competente kobudoka y karateka, que será el segundo presidente de Shaddan-Hoojin-Zen-Okinawa-Kobudo. Su mandato se orienta a la integración del arte marcial en la educación infantil para lo que se incorpora a los programas de estudio como medio para desarrollar el carácter de los jóvenes. Organiza los primeros campeonatos infantiles de kobudo. Pero su delicada salud le obliga a abandonar tempranamente el puesto.

Le sustituye el que actualmente sigue siendo presidente, Miyagi Kooki.

© 2015 by CHOYU HENTONA. Proudly created with GrupoAurio

Esis Fit Pilates

  • Facebook Basic Black
  • Twitter básica Negro
  • Google+ básica Negro

Artes Marciales Hentona

  • Facebook Basic Black